Respuesta a “Nihilismo y Metafísica”

Por Gabriel Sarando
Dialogo sobre el nihilismo y la metafísica

A. en la filosofía de Nietzsche la existencia nihilista tiene tres modos de ser: uno impropio, el nihilismo pasivo o nihilismo decadente cuyo arquetipo es Schopenhauer y un nihilismo activo asumido y concebido como la expresión de potentes arquetipos titánicos que se proyectan al nihilismo cósmico del eterno retorno de lo mismo.

Por lo tanto tenemos tres modos
A1) el nihilismo de la debilidad “fisiológica”, que “antes de no querer nada quiere la Nada” y que se disfraza de nihilismo cósmico, de “budismo occidental” para seducir tal como Wagner hará lo propio de sus héroes autodestructivos, Wotan rompiendo su lanza o “apuñalados por la espalda” como Sigfrido.
A2) el nihilismo de la potencia, Kraft und Macht, que se enfurece contra su caverna destrozándola con el martillo. “Que me importan ya los dioses”, el grito titánico anuncia el advenimiento de lo que está mas allá del hombre. Bien sea lo superhumano o lo inhumano, es el canto de cisne del humanismo, ya no hay progresus ni trascendencia. “Por donde nosotros caminamos se rompe el hielo” los puentes con la tradición se cortan porque “Dios mismo ha muerto”- Gott selbst ist tot-
A3) para sobrevivir al ocaso de los dioses en un milenio dominado por el azar el filosofo deberá adoptar una decisión, como la hora más grave escucha la densa gota que cae, escucha la palabra que un daemon dice, que todo es lo mismo, que todo se repite, eternamente, como la araña que teje su tela y la arena en la clepsidra el tiempo no va a ningún lado, el tiempo ya sido y por ser, el presente y el ahora en su mismidad reiterativa fluyen y refluyen como las aguas de un Leteo que todo lo mata. Este ahora que ya ha sido y ya será en el olvido de otro ahora nos arrastra; devorados por el tiempo somos nada.
El nihilismo cósmico libre de toda metafísica, de todo titanismo, asume la nihilidad del fundamento sin nostalgia, es la visión trágica de la existencia, la que supone el máximo coraje espiritual, aceptar que todo retorna eternamente en la nada.
Esta aceptación libera al instante, nos devuelve a la vida respiramos, somos. Ser no es un concepto teórico ni una palabra, “ser es vida ¿puede algo que no tenga vida ser?”
A4) No es difícil comparar los modos de la existencia nihilista con los tres arquetipos del Zarathustra: el camello, el león y el niño. El camello es el nihilista pasivo y decadente, el león la figura titánica que se impone por su fuerza y exuberancia, finalmente, el niño cuya esencia es el juego, la libertad para la vida espóntanea.

B. La relación entre nihilismo y metafísica para Nietzsche está pensada desde la tópica antes mencionada, evidentemente la metafísica es un efecto del nihilismo pasivo A1, la visión de un mundo doble, zwischen Welt, dividido en un mundo aparente y mundo real, como un transmundo que sustituye al mundo de la vida, no es ni mas ni menos que otro pensamiento lebends fendliche u “hostil a la vida”.
La hipóstasis metafísica que esencializa las ideas y “egipcianiza el pensamiento creando momias de conceptos”, es otro avatar del nihilismo pasivo que busca negar el mundo real aparente y sustituírlo por la nada de las ideas. El martillo dice “Lo único real es lo aparente”, no nos perdamos en sistemas y trasmundos
Porque la “escuela de la sospecha” de lo aparente es el impulso del asceta por negar el mundo, es el deseo de la voluntad de poder para crear su mundo, “la voluntad niega el mundo, crea su propio mundo”.
La metafísica es la creación de la voluntad de poder del asceta que prefiere la nada del transmundo a la vida mundana y real.

B1)La metafísica se constituye como impulso filosófico hacia la verdad, el ser, la nada y las esencias. Por tanto, hay en la metafísica una lógica tautológica. Pascal dijo que “no podemos definir el ser sin utilizar el mismo término a definir en su definición”.
Nietzsche recuerda que en el renacimiento existía un poema burlesco acerca de los académicos latinos: “el opio hace dormir porque tiene una virtud dormitiva”. La metafísica sería el ejercicio estéril de coleccionar nombres y universales transformados en verdades idénticas a sus definiciones.
La metafísica no agrega nada al saber humano sino que lo “ontologiza” y “esencializa” oponiéndolo a lo aparente mundano con el fin de negarlo. La metafísica no es más que un discurso antropomórfico que pretende disfrazar su antropomorfismo de trascendentalismo. La metafísica propone un lenguaje impersonal como lenguaje del ser, en la hipóstasis del infinitivo la metafísica crea un trasmundo a partir de la idealidad del lenguaje. La casa de la metafísica es la lengua. Pero la lengua en tanto que idiolecto puesto que cada filósofo crea su vocabulario propio como un territorio para reinar sobre él, como una tela de araña de argumentos en los que los incautos quedan presos.
La metafísica es el juego de lenguaje practicado por los ascetas con el fin de negar la vida, de huir de la vida.

B2) Como la metafísica es nihilismo el gran problema de la metafísica es aquello que llama “Nada”. Kant dijo que de la nada podemos formular dos modos: el privativum o nada relativa, “buscó petróleo, no encontró nada” y el negativum o nada absoluta. Del nihil negativum no sabemos nada es puramente en forma hipotética que se pueda hablar de algo así como una nada absoluta. No solo el ser, sino también la nada, no corresponden a predicados reales.
La metafísca transforma el privativum en negativum, de la nada con minúscula hipostasia una “Nada” con mayúscula. Ahora bien, esta “Nada” hipostasiada se volverá el deux ex máquina de la metafísica.

C. La Metafísica de la Nada y el nihilismo se dan la mano porque la primera ofrece una coartada definitiva para la negación del mundo. Y si Dios fuera Nada. El Ser fuera la Nada. El Yo surgiría de la Nada. El Idealismo Alemán consideró al hombre como su propia creación desde la Nada y Fichte dijo que el Yo surge de la Nada considerando que, el hombre al nacer es una nada.

C1) No cabe duda que la máxima expresión de este pensamiento es la “Voluntad de Nada” que Schopenhauer consideraba el terminus a quo de su filosofía. Pa Nietzsche esta metafísica de la nada es una forma ascética de la Voluntad de Poder que “antes de no querer nada quiere la Nada”.
C2) No cabe duda que Nietzsche hubiera incluído a Heidegger entre los metafísicos de la nada, por lo menos en su peródo de “Ser y Tiempo” y “Qué es metafísica”.
Con respecto a la Stimmung de la angustia y la pulsión de nada es perfectamente coherente con la idea niestzscheana de que “es el impulso el que filosofa”. “como no puede querer nada”, en la angustia no se quiere nada, la voluntad que no por no poder querer algo deja de querer querer, “quiere la Nada”. Es decir hipostasia la angustia, un afecto, en un pathos que eclipsa la representación del lenguaje creando el juego de lenguaje de la negatividad significante. Fundamento es ahora No Fundamento, Verdad es No Verdad, Ser es No Ser, Dios es No Dios.
Desde el pathos de la angustia la metafísica evoca su nada como lo más grande que jamás pueda ser pensado, con la Nada el Infinito y la Eternidad son destronados. La Nada que aniquila es el juggernaut de los filosofos, muchos se inmolarán al vacio de la Nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s